viernes, 10 de febrero de 2017

CINE: Cursos a distancia de CRÍTICA Y TEORÍA I: La Política Autoral







CURSOS DE CINEMATOGRAFÍA A DISTANCIA

HITCHCOCK/TRUFFAUT, MUNDOS DE CELULOIDE





El fenómeno mundial de la Nouvelle Vague encuentra en Francia su nombre y su expresión más acabada, por motivos que pertenecen a la historia del cine francés.

Después del choque que supuso el paso al cine sonoro, cuya sacudida se dejó sentir entre los años 1929 y 1932, se había instalado  una continuidad que los avatares del Frente Popular o de la Guerra Mundial habían alterado. En su mayoría, los directores que hacia 1955 eran ya veteranos, establecieron las reglas de un cine de calidad que conoció su apogeo a fines de los años treinta. 

Un cine cimentado en tres pilares: un guionista-dialoguista; un estudio donde trabajan técnicos, decoradores u operadores jefe de muy alto nivel; y actores de talento y populares. La máquina industrial es pesada; los nuevos directores están sometidos a reglas severas: los jóvenes directores de los años cincuenta son a menudo cuarentones que han crecido en ese ambiente.

Las  primeras señales de descontento aparecieron ya en 1948, en un artículo de Alexander Astruc titulado “El nacimiento de una nueva vanguardia: la cámara-pluma”, que atacaba los métodos de producción de película “en cadena” que la industria francesa había heredado de Hollywood, donde los burócratas se aseguraban que toda película producida se ajustase a determinadas fórmulas, supuestamente destina-das a asegurar su éxito.

La Nouvelle Vague responde entonces,  primeramente, a una necesidad creciente de renovación. Entre 1958 y 1962, al menos 97 directores realizan y presentan un primer largometraje. Es un acontecimiento social que la prensa subraya. En el otoño de 1957, el semanario L’Express había publicado una amplia encuesta sobre la juventud, bajo el título: “Llega la Nouvelle Vague”. Un año más tarde, por un fenómeno de reducción imprevisible, la Nouvelle Vague designa sólo a la juventud del cine.

La defensa hecha a directores tan emblemáticos en Europa como Roberto Rosellini y Jean Renoir no se encontró con mayores problemas. Pero incluir a figuras del cine norteamericano como Howard Hawks y Alfred Hitchcock, desató las iras de los puristas de siempre, quienes no podían admitir que dos cineastas tan comerciales pudieran ser autores, sin recordar, por ejemplo, que grandes novelas fueron publicadas por entregas en periódicos a petición de sus dueños, y que entre esos autores estaban Honoré de Balzac o Alexandre Dumas, grandes plumas de la literatura francesa a los que no se les podía regatear esa condición aunque vendieran sus obras al detalle.

Estudiaremos la teoría de autor a través del análisis de la obra de un director imprescindible: Alfred Hitchcock. Visionaremos tres de sus obras fundamentales:


1) LA VENTANA INDISCRETA (1954)
2) VERTIGO (1958)
3) PSYCHO (1960)



Resultado de imagen para CAHIERS DU CINEMA HITCHCOCK



Más info en: 

http://sieteartescursos.blogspot.com.ar/
Cursos y Workshops a distancia: Cine, Literatura, Pintura y Escritura Creativa.
Consultas a: maximiliano_curcio@hotmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario